Salud visual para jugadores de videojuegos

Desde hace ya unos cuantos años, ser un gamer profesional se ha vuelto tan popular entre los jóvenes (y no tanto) que ya es considerado por muchos como un trabajo, respaldado por la comunidad creada en Youtube y por las empresas que están detrás de éstos video juegos. Al punto que se compite en multitudinarios torneos como un deporte más (llamado eSport) que son retransmitidos a nivel mundial y seguidos por millones de fanáticos.

El jugador de videojuegos profesional, y también los casuales que juegan por placer, pasan largas horas enfrente de la pantalla perfeccionando la precisión, técnica y agilidad. A esto hay que sumarle los efectos visuales que suelen tener éstos juegos (como colores intensos, destellos, imágenes que cambian rápidamente), lo que impone un gran esfuerzo en los ojos, con su respectivo efecto adverso.

Es muy común que el gamer sufra de sequedad, ardor o enrojecimiento ocular, fatiga visual, dolor de cabeza, visión doble o borrosa, fotofobia (sensibilidad a la luz), lagrimeo, sequedad ocular, mareos, aumento de la miopía y pseudo miopía por exceso de acomodación; además de los dolores físicos (cuello, espalda, manos, muñecas).

Cómo evitar éstos síntomas y seguir disfrutando de los videojuegos?

  • Tomarse pequeños descansos para evitar la fatiga visual. Mirar objetos lejanos (esto ayuda a relajar la acomodación y la convergencia)
  • Aumentar el parpadeo para favorecer el lagrimeo (así se lubrica el ojo)
  • Mantener una distancia prudente entre el dispositivo y los ojos
  • Disfrutar del aire libre es una excelente manera de calmar los síntomas: no estar todo el tiempo sentado enfrente de una pantalla, estirar las piernas y hacer ejercicio, y evitar fijar los ojos en otras pantallas, como el celular.
  • Se recomienda evitar las bebidas energizantes o con mucho azúcar, que suelen tomar para mantener la atención, ya que su abuso puede causar visión borrosa por hiperglucemia, o cambios rápidos del nivel de azúcar en la sangre.

Por supuesto, no todo es malo! Está comprobado que los videojuegos aportan bastantes beneficios y aprendizajes, que se transfieren a la vida cotidiana. Por ejemplo: mejorar la atención o la toma de decisiones (detalles que en un juego pasan rápido, hacen que estemos más atentos y tomemos decisiones de manera rápida). Aumentan la rapidez de reflejos y la búsqueda visual. También pueden ayudar a tratar algunas enfermedades, como la dislexia o el autismo, o a entrenar los ojos por separado (o ambos a la vez) en el caso de la ambliopía (ojo vago).

Un estudio concluye que los videojuegos no sólo mejoran las tareas visuales, sino que también mejoran la capacidad de aprendizaje de dichas habilidades. En definitiva, se puede disfrutar de los videojuegos, mientras se haga con moderación y tomando los recaudos necesarios para que no afecten la salud de los ojos.

Fuente: https://tuvistasana.com/

Esta entrada fue publicada en Salud visual, Tecnología. Guarda el enlace permanente.