Prevení el ojo seco en invierno

El síndrome de ojo seco se produce cuando se evapora la película lagrimal o bien por una disminución de la producción de lágrima. Hay que tener en cuenta que también algunas enfermedades, como la diabetes, generan esta patología. Además, algunos medicamentos pueden dar lugar a una sequedad ocular porque reducen la producción de lágrima.

Por estos motivos, sufrir síndrome de ojos secos en invierno es normal debido a las condiciones ambientales de esta época. La película lagrimal de nuestros ojos se ve afectada cuando estamos en el exterior, por el frío o el viento. Y si estamos en casa o el trabajo, la calefacción reduce la humedad en el ambiente y hace que se evapore la lágrima demasiado rápido.

¿Cuáles son los síntomas típicos del ojo seco? ardor, enrojecimiento, cansancio ocular, sensación de arenilla en los ojos y visión borrosa. A fuerza de frotarnos los ojos podemos llegar a provocar más molestias y dolor. Además, si no tenemos las manos limpias podemos empeorar la situación creando una infección, como la conjuntivitis.

También, si el ojo te lagrimea constantemente podés estar sufriendo síndrome de ojo seco, ya sea por alguna alteración en la superficie ocular, en los párpados o quizás una calidad de la lágrima deficiente. Así que el ojo para compensar produce más lágrima y desborda provocando un lagrimeo.

Si usas lentes de contacto, la sequedad ocular te puede ocasionar mayores molestias o irritación. Para evitar esto, mantiene una buena lubricación del ojo!

Si te identificás con alguno (o incluso todos) estos síntomas, deberías visitar al oftalmólogo. El tratamiento habitual son las gotas lubricantes, que son un refuerzo para el sistema natural de lubricación del ojo. Si las molestias persisten, vuelve a ver al especialista para realizar nuevas pruebas y probar con otro tratamiento más efectivo.

Recomendaciones para prevenir el ojo seco:

  • Hidratar los ojos con lágrima artificial cuando sea necesario
  • Evitar ambientes demasiado secos.
  • Usar anteojos de sol para bloquear tanto el viento como la radiación solar
  • Usar anteojos protectores si vamos a pasar el día en la nieve.
  • Instalar un humidificador en casa o la oficina si fuera necesario.
  • Evitar sentarse cerca de la calefacción
  • Si usas lentes de contacto, puedes reducir las horas de uso.

Fuente: https://www.vista-laser.com/

Esta entrada fue publicada en Salud visual. Guarda el enlace permanente.