Cómo cuidar tus ojos durante el invierno

invierno-anteojosLlegó el invierno, por lo que vamos a repasar los tips y recomendaciones para proteger los ojos de las inclemencias del clima que trae esta estación. Recordá que tu vista no sólo tiene que ser cuidada durante el verano, el frio trae aparejados factores que pueden producirte molestias oculares.

Cuidados en el exterior: el frio, el viento y el clima seco irritan los ojos, produciendo sequedad y picazón. En estos casos recomendamos usar anteojos de sol con protección UV, ya que los rayos ultravioletas siguen haciendo estragos, incluso durante el invierno. Los anteojos de sol te protegerán también del viento, previniendo que ingresen objetos extraños y polvo en los ojos. No podemos dejar de recalcar lo importante que es invertir en buenos anteojos: usar gafas de baja calidad puede producir el efecto contrario al deseado, ya que no sólo NO protegen, sino que pueden dañar tu vista.

Cuidados en el interior: dentro del hogar o en el lugar de trabajo, es normal prender la calefacción durante el invierno. Esto lleva a que los lagrimales se sequen, lo que conlleva una sensación incómoda en el mejor de los casos y potenciales consecuencias negativas. Recomendamos ventilar el ambiente seguido o tomar mucho líquido, e hidratar los ojos con lágrimas artificiales, aunque esto último lo podés verificar con tu oftalmólogo, en caso de duda.

Otros tips:

Parpadear a menudo ayuda a incentivar la producción de lágrimas de una forma natural y evita así las lesiones oculares y la sequedad del ojo!

No te frotes los ojos si los sentís secos o si te entró un cuerpo extraño, recomendamos lavar rápidamente con agua o lágrimas artificiales.

Descansá tus ojos, en especial luego de un largo día de trabajo enfrente de la computadora, o de exponer tus ojos  a las condiciones climatológicas!

En caso de que se presenten síntomas como lagrimeo excesivo, enrojecimiento, inflamación de los párpados, sensibilidad a la luz, dolor de cabeza, sensación de cuerpo extraño o visión borrosa, es muy importante acudir al oftalmólogo para que te revise, y así prevenir que se produzca una infección mayor!

Esta entrada fue publicada en Salud visual, vision. Guarda el enlace permanente.