8 consejos para el cuidado de los ojos

GS279093

1- Tener una alimentación sana: incorpora a tu dieta las vitaminas A, C y E, los minerales como el zinc y el selenio, pigmentos como la luteína y la zeaxantina, y los ácidos Omega 3. Estos componentes son importantes para la salud de la retina, para retrasar el envejecimiento de las estructuras oculares y tener una buena función visual.

2- vitaminas y suplementos de minerales: siguiendo con el punto anterior, los enfermos o personas mayores que tengan una alimentación deficiente, así como las personas con patologías oftalmológicas deben sumarlas a su dieta.

3- Mantener la superficie ocular transparente: esto se logra con una correcta lubricación del ojo con la película lagrimal, que se logra con el parpadeo. Al tener la vista fija en la computadora, libro o el televisor, tendemos a parpadear menos in darnos cuenta, provocando la sequedad del ojo y sus consecuentes molestias, como lagrimeo, picazón, dolor y enrojecimiento. Esto también se debe a situaciones ambientales adversas, como el aire acondicionado, calefacción, humo, etc. Para evitarlo, usa lágrimas artificiales.

4- Cuídate de las radiaciones ultravioletas: estas producen alteraciones agudas y crónicas en todas las estructuras del ojo. Usa anteojos de sol con filtro UV incluso en los días nublados.

5- Buena iluminación: esto reduce la fatiga visual. Para leer la luz debe estar detrás nuestro y enfocada en el libro. Al mira la tele o trabajar en la computadora, trata de evitar los reflejos de luz sobre la pantalla.

6- Contaminación ocular: si tenés algún cuerpo extraño dentro del ojo, o alguna sustancia química, no te frotes los ojos, límpiatelos con mucha agua limpia. Luego acude al oftalmólogo.

7- Deportes: usa los anteojos adecuados para la práctica del deporte, estos te protegerán de la radiación solar, pero además de posibles traumatismos y del daño causado por factores ambientales como el viento, el polvo y la arena.

8- Revisión oftalmológica anual: por último, acude por lo menos una vez al año al especialista para una revisión de los ojos, de esta manera podrás detectar cuanto antes cualquier problemas visual, como miopía, astigmatismo e hipermetropía, además de problemas más graves como la degeneración macular y el glaucoma, que cuanto antes se detecten tienen mejores chances de ser tratadas. Considera que los errores refractivos sin corregir generan un esfuerzo visual que termina con dificultades para enfocar, fatiga ocular y cefaleas.

Esta entrada fue publicada en Salud visual, Vida Cotidiana, vision y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.