Salud visual durante la primavera

Llegó la primavera, deseada por muchos por sus colores, días más cálidos y largos. Pero para muchas personas, esta estación es sinónimo de molestias y alergias, en especial en los ojos, que son uno de los principales órganos que la sufren.

¿Cómo prepararse para los efectos de la primavera en nuestros ojos? Es importante entender cuáles son los factores que producen las molestias, para poder tomar las precauciones necesarias.

Empecemos por la alergia: ¿de dónde viene? Su origen puede ser diverso y se manifiesta diferente en cada persona, pero básicamente se origina por los alérgenos que están en el aire, como: polen de la hierba, maleza, flores y árboles. También pueden generar alergia el humo de los coches, cigarrillos y cualquier emisión de estos al medio ambiente.

La alergia estacional puede llegar a inflamar la conjuntiva, causar enrojecimiento, irritación, picazón, lagrimeo, sensación de arena y visión borrosa. También puede producir una conjuntivitis alérgica, cuyo origen es diferente a la infecciosa. Sin embargo, los síntomas siguen siendo parecidos y se encuentra muy ligada a la rinitis.

Otro efecto de la primavera es el ojo seco, que tiene muchos orígenes, en especial el excesivo uso de las pantallas digitales. Si a esto le sumaos el cambio de temperatura y la presencia de polen en el aire, entonces se reseca el ojo.

Hay que considerar que el ojo viene de soportar los efectos del invierno, y con la primavera enfrente nuevas molestias, y le cuesta adaptarse de manera rápida, por lo que su manera de avisarte que algo está mal es a través de síntomas como el lagrimeo, picazón y sensibilidad.

Durante la primavera los rayos solares son más fuertes y su intensidad afecta nuestra vista. Al pasar más tiempo al aire libre, estamos expuestos a los rayos del sol por más tiempo, en comparación con el invierno, por lo que la cantidad de radiación ultravioleta que recibimos es mayor. ¿Cómo evitar daños oculares? Evitando las horas de mayor radiación solar, usando sombreros o gorras, y sobre todo, anteojos de sol con protección UV al 100%, que sólo se consiguen en ópticas especializadas.

¿Cuál es la solución para la alergia estacional y todas sus molestias?

Siempre aconsejamos la consulta con el oftalmólogo, pero hay cosas que puedes hacer por tu cuenta, como evitar frotarse los ojos, y mantener las ventanas cerradas durante el momento de mayor propagación de polen (las primeras horas del día y en la noche).

Creando buenos hábitos en relación con la salud ocular, se pueden obtener grandes resultados, que ayudarán a mantener los ojos sanos: enjuaga tus ojos con solución salina estéril y utiliza lágrimas artificiales para evitar la sequedad (ideal para hidratarlos) y parpadear más seguido. La limpieza de los ojos es muy importante no solo por la alergia, sino por la exposición al polvo y a los ácaros. Con la limpieza usando agua tibia o fórmulas médicas de venta libre, se pueden mantener los ojos libres de microbios, e hidratados. De esta manera evitarás la entrada de agentes nocivos. Como siempre, ante cualquier duda lo mejor es hacerse un chequeo con un especialista, que logrará darte la solución específica para vos.

Fuente: https://ocumed.es/

Esta entrada fue publicada en Salud visual, Vida Cotidiana. Guarda el enlace permanente.