Cuidado con la venta callejera

 venta callejera de anteojosCon la llegada del calor, es más común ver en la vía pública o en los quioscos anteojos de sol en venta, sin ningún tipo de protección o regulación. Para luchar contra esto, el 5 de diciembre pasado, la Legislatura porteña aprobó una ley que regula la compra de anteojos de sol, prohibiendo toda venta que no sea en casas de óptica y locales afines habilitados, con la excepción de productos que no utilicen «lentes oftálmicas», como visor, antiparras, y máscaras para trabajos con materiales abrasivos, soldaduras o actividades deportivas.

Con esta ley, queda totalmente prohibida la venta ambulante, en vía pública, transportes, kioscos, almacenes, exhibidores en supermercados y páginas web, quedando expuestos los riesgos para otros territorios que aún no tienen legislación al respecto. Según especialistas, la venta de anteojos callejera figura en el segundo lugar de los más vendidos en los puestos callejeros, luego de la ropa y calzado.

Más allá de la ley, se siguen viendo anteojos en la calle, por lo que es fundamental saber cuáles son los daños que provocan en la salud visual:

Los anteojos comprados en la vía pública muchas veces no cuentan con ningún tipo de filtro de rayos ultravioletas (UV), por lo que dañan las pupilas y comprometen seriamente la salud visual, ya que aumentan el tamaño de la pupila del ojo, dejando pasar más radiación de la entraría sin ningún anteojo.

Los anteojos no oficiales pueden acarrear diversas afecciones como: queratoconjuntivitis, queratitis y cataratas. Algunas lesiones, como el pterigion, cataratas y degeneración macular no aparecen inmediatamente, sino que surgen después de prolongadas y repetidas exposiciones al sol, porque los ojos tienen memoria de las condiciones a las que fueron sometidas.

Con los niños hay que tener el doble de cuidado, ya que sus ojos permiten pasar mucha más luz que los de los adultos, por lo cual los rayos UV son más dañinos para ellos.

Esta entrada fue publicada en lentes, Noticias. Guarda el enlace permanente.