Vacaciones de invierno: cuidá tus ojos!

Muchos aprovechan éstas semanas de vacaciones invernales para viajar a puntos turísticos, por lo general de montaña, y así practicar deportes como esquí y snowboard, además de disfrutar de la nieve!

Si éste es tu caso, entonces prestá especial atención a estos consejos para cuidar tus ojos, ya que la montaña, con todos sus paisajes y opciones para divertirse, puede provocar lesiones en tus ojos, que pueden llegar a ser irreversibles.

Como hemos hablado en muchas oportunidades, las radiaciones ultravioleta (UV) pueden provocar graves lesiones en los ojos, si éstos están expuestos a ella por mucho tiempo. Si tenemos en cuenta que la nieve puede reflejar el 80% de la radiación ultravioleta, y ésta radiación aumenta un 10% cada 1.000 metros de altitud, la necesidad de usar protección ocular es inevitable.

Qué puede provocar la exposición prolongada a la radiación ultravioleta?

La lesión más frecuente es la fotoqueratitis (también conocida como ceguera de la nieve) en la córnea, pero si la exposición es constante, también puede dañar otras estructuras como el cristalino o la retina. También se pueden dar casos de Fotoconjuntivitis y sequedad ocular (el viento, el frío y la sequedad de los ambientes con calefacción, pueden favorecer la sequedad ocular), y a largo plazo, cataratas y/o degeneración macular.

Cómo cuidar tus ojos en la montaña?

Ya sea practicando deportes en la montaña, o simplemente de paseo, con sol o si el día está nublado, el uso de anteojos de sol de protección elevada es el elemento más seguro para prevenir lesiones oculares. Existen 5 niveles de protección que van del 0 al 4. Unos anteojos con con filtro UV 4 te asegura la máxima protección, pero el 3 suele ser suficiente. Los lentes polarizados también son una buena opción para la nieve, ya que evitan los reflejos y el deslumbramiento.  (Leé más sobre lentes polarizados acá)

Es importante que los anteojos estén homologados, sean resistentes a los impactos, y si tienen protección lateral mucho mejor!

Esta entrada fue publicada en anteojos de sol, Salud visual. Guarda el enlace permanente.