Tips para Cuidar tus ojos durante el verano

anteojos en veranoLas vacaciones de verano son el momento durante el cual pasamos más tiempo al aire libre, en especial los chicos. Esto se traduce en mayor exposición al sol y sus rayos ultravioletas, que no solo afectan a la piel, sino también a los ojos.

Es fundamental el uso de anteojos de sol con protección  UVA/UVB 100% para los adultos, pero sobre todo para los niños, quienes son más vulnerables a los efectos nocivos del sol, ya que sus ojos todavía se están formando (sus medios oculares son más transparentes y llega más cantidad de luz a la retina); y los mayores operados de cataratas también son particularmente susceptibles.

Es muy importante que los anteojos de sol estén homologados, lo que significa que cumplen con los requisitos básicos de protección. Si usás anteojos oscuros comprados en la vía pública sin protección UV, pensá que estos lentes dilatan las pupilas y dejan pasar los rayos UV de manera que producen más daño que si no estuvieras usando nada, causando problemas a futuro. Por eso siempre debes comprar tus anteojos en ópticas.

Si vas a la pileta, o incluso al mar, usar antiparras o anteojos de buceo es una buena idea: el agua es un lugar propicio para que vivan las bacterias, por lo que si no protegés tus ojos, podés sufrir infecciones oculares diversas.

Otro factor es el cloro que usan en las piletas, causante de irritación en los ojos. Los ojos están recubiertos por una película lagrimal que nos protege y elimina sustancias. Si esta película lagrimal se ve alterada por el cloro (o  también por la  excesiva exposición al sol), en la superficie del ojo se pueden producir problemas como conjuntivitis o queratitis. Para evitar esto, utiliza antiparras.

Esta entrada fue publicada en anteojos de sol, Salud visual y etiquetada . Guarda el enlace permanente.