Te gusta leer? Leé esta nota!

Este mes se celebra el Día Internacional del Libro (23 de abril), una celebración internacional promovida por la UNESCO con el objetivo de fomentar la lectura. Millones de personas disfrutan del placer de sumergirse en una buena historia, pero ¿Cuántas cuidan su vista?

Los ópticos han alertado que más de la mitad de los lectores, el 57%, no protege correctamente su visión.  Dato a tener en cuenta, y más en estos tiempos, cuando cada vez más personas usan dispositivos electrónicos para leer (como celulares, tablets, etc.), más del 70% lo hace, pero sin embargo un 57,8 % no pone en práctica los hábitos necesarios para proteger su visión, ni descansa cada hora para realizar un paréntesis (el 21 % cree erróneamente que debe realizarse cada 90 minutos).

Los ópticos alertan sobre los problemas visuales que puede causar el abuso de los dispositivos móviles para leer, fundamentalmente trastornos visuales por fatiga ocular, cefaleas y mareos. Esto sucede porque mirar fijamente una pantalla causa tensión muscular y sequedad en los ojos, y de prolongarse estas condiciones se pueden generar también daños permanentes.

Cuando se lee en la tablet o en el libro electrónico es aconsejable hacer ejercicios sencillos periódicamente, como parpadear más seguido, descansar los ojos durante unos diez minutos observando un objeto o un paisaje alejado, o usar lentes con filtros adecuados (en especial el de la luz azul emitida por casi todos los móviles). Otros factores a tener en cuenta: el tamaño de la pantalla, el brillo o el tamaño de la letra.

Si al leer sentís sequedad ocular, picazón en los ojos, visión doble o dolores de cabeza, debes acudir a un especialista para que te realice un examen visual completo. También, un dolor persistente en la nuca y en la espalda puede tener una causa mucho más simple de lo que se cree: es posible que pases demasiadas horas escribiendo mensajes en su celular o pendiente de la pantalla de la tablet o del libro electrónico!

 

Fuente: http://www.finanzas.com/

Esta entrada fue publicada en Salud visual, vision. Guarda el enlace permanente.