Diferentes colores de lentes

El color de los cristales para anteojos no es sólo una cuestión de estética, tienen una función y característica específica,  con sus propios beneficios. Un oftalmólogo puede prescribirte algún color en especial por cuestiones de salud, pero cuando se trata de elegir por tu propio gusto, cuál conviene comprar?

Hay que tener en cuenta el tipo de actividad que se tiene, y si se le quiere dar un uso específico al anteojo, por ejemplo: no es lo mismo un cristal para conducir de noche, que uno para deportes náuticos.

Vamos a detallar las características de distintos colores a continuación y para qué actividades o perfiles se recomiendan:

Lente verde: alteran la percepción de los colores, pero son recomendables para  deportes náuticos y de invierno,  y para las personas con hipermetropía.

Lente gris: color neutro, es el que menos altera la percepción de los colores. Es correcto para uso general, y para conducir, ya que reduce la fatiga ocular. Recomendado para quienes sufren fotofobia (intolerancia  a la luz).

Lente marrón: apenas altera la percepción de los colores, por lo que es ideal para quienes tienen vista cansada por su trabajo, o para hacer deportes al aire libre. También se recomienda para quienes conducen mucho, ya que el color marrón reduce el cansancio visual. Es ideal para zonas de iluminación que alternan zonas de luz y sombra, y si te estás recuperando de una cirugía de cataratas o refractiva.

Lente amarillo: ofrecen una mayor luminosidad y contraste, pero no son anteojos de sol y no se los debería usar como tal. Son recomendadas para usar en condiciones de poca luminosidad: conducción al amanecer/anochecer o con niebla. Por éste mismo motivo son indicadas para algunas enfermedades de retina.

Más allá del color que elijas, todos los lentes deben cumplir con los estándares de calidad y seguridad que sólo una óptica especializada te pueden ofrecer.

Esta entrada fue publicada en Salud visual, Tecnología. Guarda el enlace permanente.